Entrar auténtico en la presencia del Señor

 
 

Entrar auténtico en la presencia del Señor

Un gran deseo

 

Primero hay que desnudarse y ese desnudarse significa quitar la carga, quitar el ropaje que oculta. Para poder llegar donde el gran Médico es necesario quitarnos la apariencia externa.

Muéstrate como eres ante los ojos de quien no te va a juzgar, sino de quien te recibe y te recibe con afecto. Te recibe y te recibe con amor de misericordia, pero solo te puede recibir con amor de misericordia si le muestras la verdad. Entra auténtico en la presencia del Señor.

Segunda condición: Un gran deseo. Cuando deseo grandes cosas entonces la vida mía tiene una gran energía. Nosotros podemos tener deseos grandes. El deseo de servir, el deseo de amar, el deseo de entregarnos, el deseo de la libertad, el deseo de la esperanza, el deseo de la felicidad.

Lo verdaderamente importante es oír el propio corazón y qué le dice a ese propio corazón el Señor. Lo importante es qué pasa dentro de ti.

Un deseo grande, profundo, intenso, fuerte. Las cosas solamente suceden con un gran deseo.

Cuando quieras encontrar a Dios con la misma intensidad que quieres el aire para respirar entonces y solo entonces lo encontrarás. Solo se encuentra lo grande con gran intensidad. Solo se encuentra un gran amor con gran intensidad. Solo se encuentra la felicidad completa con gran intensidad. Y evidentemente solamente se encuentra a Dios con gran intensidad.

La ausencia de deseos. ¿Eres feliz? ¿Eres auténticamente feliz? La sociedad nos da bienestar pero no alegría. La alegría es una realidad interior. La alegría es un problema espiritual. Y como cada vez estamos más vacíos espiritualmente, no tenemos aquí dentro algo que nos haga sentir felices de verdad.

La tercera edad es la que tiene más sabiduría. Un viejo es una enciclopedia. Un viejo es una biblioteca. La vida me ha dado sabiduría.

La edad de los cuarenta la llaman la edad del pato, cuá, cuá, cuá. Cuando uno tiene cuarenta, uno mira para atrás y cuando uno mira para atrás en la vida dice, no he hecho nada y viene el primer desaliento.

Cuando no tiene deseos está muerto por dentro. La energía para vivir es un gran deseo.

El demonio del mediodía es el bochorno que te da calor y te quita el deseo de orar. Cuando todo comenzó ¿recuerdas cuando todo comenzó? Cuando todo comenzó, tu corazón palpitaba más rápido. La primera vez que le contaste tus pecados al Señor lo hiciste entre lágrimas. Años después lo repites como si fuera una máquina, ya te lo sabes de memoria. La primera vez cuando juntaste las manos y recibiste la Comunión te estremeciste hasta tu misma esencia.

Pero todo se va. El corazón se endurece. La inocencia se despide. La pureza que un día tuvimos no vuelve más. Se va y se despide para nunca más regresar y aquellos sueños hermosos y bellos que teníamos cuando éramos pequeños y creíamos que el amor era real que la felicidad era posible, todos se van por la puerta de atrás para nunca más volver.

No. Tenemos deseos. Y vuelvo a tener el deseo de volver a sentir con todo mi ser y de volver a amar y de volver a ser inocente y de volver a ser puro y de volver a ser hermoso como cuando me miraste Tú por primera vez.

Y volver a entusiasmarme y que el corazón entero me salte de dicha porque para poder encontrar a Dios hay que desearlo con tanta fuerza como se necesita el aire para respirar.

 

Juan Jaime Escobar

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La misericordia del Señor llena la tierra. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Entrar auténtico en la presencia del Señor

  1. Prados dijo:

    ¡Cuánto alimento nos das Mercedes!, gracias por pasar estos textos y compartir esos audios y vídeos tan buenos. Este padre es una bendición y tú también. Besos como los que ves de la Madre al Niño Jesús.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s