¡Hola mundo!

Welcome to WordPress.com. This is your first post. Edit or delete it and start blogging!

Publicado en Sin categoría | 1 Comentario

CON EL CORAZON ROTO

 
 
CON EL CORAZON ROTO   (2)
 
 
 
 
 
Fíjense que lo estoy diciendo en singular. La gente cree que los pecados son plural, muchos pecados.
Normalmente los seres humanos no tenemos muchos, tenemos uno y de ese uno se deriva un montón de cosas y ese uno es una realidad fuente de todo un montón de situaciones por las cuales uno progresivamente enruta mal la vida y la gran tragedia del ser humano en este aspecto de la vida es no darse cuenta de su pecado porque el que no se da cuenta de su pecado sigue pecando.
 
 Por ejemplo ¿cuál es el drama de un hombre malvado? que todo el mundo se da cuenta que es malvado menos él. Ese es el drama de un hombre malvado. ¿Ustedes creen que el terrorista se da cuenta de que es terrorista? No, el terrorista no sabe que es terrorista. El terrorista cree que el es un luchador con un ideal y cree que lo que está haciendo lo hace bien. Cree que lo que está haciendo es justo. Si yo me diera cuenta por un instante que lo que estoy haciendo está mal hecho no lo haría.
 
 Por eso le vamos a pedir al Señor un favor: Señor dame el favor de darme cuenta de mi pecado y de mirarlo a la cara y sin disculpa, sin excusas, sin suavizar las cosas, sin las explicaciones que siempre sacamos para suavizar la realidad y que la realidad no sea tan fuerte como es. Me voy a mirar a la cara para decirme la verdad y unido a eso le vamos a pedir al Señor el segundo favor. Señor, dame arrepentimiento.
 
Uno sí necesita arrepentirse y uno si necesita reconocer que hay palabras que hubiera sido mejor no decir y que hay actitudes que hubiera sido mejor no tomar y que hay actos que hubiera sido mejor no hacer. Arrepentirse es uno de los actos más importantes que puede hacer un ser humano, es de los actos grandes de un ser humano.
 
Uno cree que la cosa grande de un ser humano es no tener nunca que reconocer un error. Todo lo contrario. Los hombres más grandes y las mujeres más grandes son los que han aprendido de sus errores y reconocen sus errores. Vos sois de confianza si reconoces tus errores.
 
Le vamos a pedir al Señor esas dos cosas. Señor danos el favor de ver a la cara nuestro pecado y viendo a la cara nuestro pecado danos un profundo arrepentimiento de nuestro pecado para pasar a vivir una vida bienaventurada contigo.
 
Tenemos ansias de cambiar, ansias de convertirnos, ansias de regresar y para poder regresar a tus dulces brazos déjame ver mi pecado, déjame sentir arrepentimiento de mis pecados. Hoy vamos a hacer un viaje hacia el descubrimiento de todas nuestras realidades.
 
Juan Jaime Escobar
 
 
 
 
 
 
 
Publicado en Con el corazón roto | Deja un comentario

Con el corazón roto

 
Con el corazón roto

 

Del evangelio de Juan. Sabiendo Jesús que todo estaba terminado y para que se acabara de cumplir la Escritura, dijo: Tengo sed. Había allí un jarro con vinagre, sujetando a una caña de hisopo una esponja empapada en vinagre se la acercaron a la boca. Cuando Jesús tomó el vinagre dijo: Todo está cumplido y reclinando la cabeza entregó el espíritu. Siendo día de preparativos, los judíos para evitar que el sábado se quedaran los cuerpos en la cruz porque aquel sábado era un día muy solemne le pidieron a Pilatos que les quebraran las piernas y los quitaran. Fueron los soldados y quebraron las piernas primero a un crucificado y luego al otro pero al llegar a Jesús viendo que ya estaba muerto no le quebraron las piernas, en cambio un soldado le traspasó el costado con una lanza y al instante salió sangre y agua. Lo dice un testigo presencial y su testimonio es válido y él sabe que dice la verdad para que también ustedes crean porque todo esto ocurrió para que se cumpliera la Escritura: No le quebrarán ni un solo hueso y en otro lugar dice: Miraran al que traspasaron.
Siempre que yo coloco el titulo de Con el corazón roto suelo hacer esta pregunta: ¿quién tiene el corazón roto? Y la mayoría de las personas respondemos, yo tengo el corazón roto. La mayoría de los seres humanos sentimos que nosotros tenemos un corazón roto y es verdad. Tenemos el corazón roto, unos por las tristezas, otros por las amarguras, otros por los problemas, otros por las dificultades, otros por realidades que nos superan, que escapan a nuestras fuerzas. Otros tenemos el corazón roto por el daño que nos han hecho los demás, por recuerdos que nos atenazan el alma, otros tenemos el corazón roto por nuestros errores.
Pero en verdad cuando uno lee el evangelio, cuando uno contempla a Jesús, el que realmente tiene el corazón roto es Dios. Dios es el Dios del corazón roto. De hecho cuando nuestra fe nos pide contemplar al crucificado, nos pide contemplar a aquel que tiene roto el corazón
¿Qué le rompe a Dios el corazón? El pecado. El pecado es lo que destruye a Dios. El pecado no es suavecito, el pecado no es un paseo, no es una bobada, el pecado es un acto agresivo, inmensamente agresivo y ese acto agresivo, esa realidad agresiva se dispara contra el inocente y el inocente por antonomasia, el inocente por definición es Dios. Uno cree que el pecado no tiene consecuencias, pero el pecado siempre tiene consecuencias y la víctima privilegiada del pecado es Dios, y a partir de Dios todo lo que tiene sabor de Dios, todo lo inocente, todo lo limpio, todo lo bueno, todo lo puro, todo lo dulce, todo lo valioso. Por eso si ustedes se fijan el pecado va destruyendo progresivamente todo lo inocente, todo lo limpio, lo puro, lo valioso, lo dulce, lo amoroso. En particular los niños, los jóvenes, la naturaleza ¿se han dado cuenta que todo lo estamos dañando? El pecado es un acto agresivo hacia Dios y hacia rodo lo que tiene rostro de Dios, sabor de Dios. Es más, es un acto agresivo contra el niño que habita en ti, la bondad que habita en ti, la inocencia que vive en ti.
Vamos a pedirle al Señor que nos dé la capacidad de profundizar sobre la realidad de nuestro pecado. Vamos a pedir dos dones al Señor. El primer don que vamos a pedir al Señor es el valor de mirar a la cara nuestro gran problema, de mirar a la cara nuestro pecado.
 
P. Juan Jaime Escobar
 
 
 
Publicado en Con el corazón roto | Deja un comentario

El Perdón (II)

 

El Perdón (II)

 

Tercero. El perdón supera la justicia. Esto les va a molestar, qué pena, porque a los seres humanos nos fascina la justicia, a los seres humanos no nos gusta otra cosa que la justicia, lo que más solemos decir los seres humanos es que pague por lo que hizo, que se pudra en la cárcel, tal vez va a escapar del juicio humano pero no va a escapar del juicio divino. Ahí estamos, uhhhhh, se nota que no leímos el evangelio entero, un evangelio que habla de misericordia todo el rato y nosotros hablando de justicia, justicia ¿saben que es la justicia? La justicia es el nombre elegante de la venganza. Los seres humanos en verdad no buscamos justicia, los seres humanos queremos venganza, lo que pasa es que como la palabra venganza suena tan feo la traducimos por justicia. El código humano más antiguo de justicia dice lo siguiente, ojo por ojo y diente por diente, tú me sacas mi ojo, yo te saco el tuyo, tú me quitas un diente, yo te quito un diente, tú me matas mi hermano, yo te mato tu hermano, así de simple. ¿Saben por qué? porque el esquema de justicia está basado en un esquema de balanza, las relaciones entre personas están en una situación de equilibrio, cuando tú le haces un mal a una persona generas un desequilibrio, por lo tanto para recuperar el equilibrio tú tienes que sufrir algo coherente, algo proporcional a lo que sufrió la otra persona para que se recupere el equilibrio, yo maté a tu hermano, tú me metes treinta años a la cárcel, se recuperó el equilibrio. A los seres humanos nos fascina la justicia. Uno quiere que todo el mundo pague por lo que hizo, como uno quiere que todo el mundo pague por lo que hizo uno se juzga a sí mismo de la misma manera, como yo no soy santo y he hecho mis cosas estoy esperando también pagar por lo que hice, por eso nos duele una muela y decimos ¿será que hice algo malo? Porque tenemos la idea de la justicia nos parece que si estamos sufriendo es porque algo hicimos, ah, qué poquito conocemos a Dios. No, no es eso, el mundo no funciona de esa manera, entonces uno siempre pensando en esos términos de justicia.

Las bienaventuranzas dicen hambre y sed de justicia, de la verdadera justicia de Dios, ya vamos a ver cuál es la justicia de Dios porque incluso seguid leyendo, hay que leerse la biblia completa, la gente lee pedazos y si la seguís leyendo, en el mismo sermón de las bienaventuranzas te va a decir cómo hay que proceder. Les enseñaron ojo por ojo y diente por diente, yo en cambio les digo, ama a tu enemigo, decidme ¿eso es justicia? ¿Eso es justicia humana? Ama a tu enemigo, al que te pida prestada la capa entrégale también la túnica, al que te abofetee la mejilla derecha muéstrale también la izquierda, esa es la justicia divina ¿la ven? ¿Ven que es distinta? No es la justicia humana, la justicia humana es, al que me pega yo le pego, al que me quita yo le quito, al que me odia yo lo odio, ustedes en cambio sean perfectos como su Padre del cielo es perfecto. Y el Padre del cielo tiene otra justicia que es distinta, es la de El, ya la vamos a ver, la justicia del Padre es otra justicia.

Ah que bonito -dice ella- si quieres ser feliz por un instante véngate, si quieres ser feliz de por vida perdona. Yo puedo ser malo, malo, malo -dice ella- y en el último momento de la vida Dios me perdona. Sí, en teoría sí. Único problema: En ese último momento de la vida ¿cómo hace usted para saber que es el último momento de su vida? Y ¿cómo garantizar que en el último momento de la vida el arrepentimiento es sincero? Porque Dios es bueno pero no bobo. Recuerden que para que el perdón pueda funcionar debe haber arrepentimiento sincero porque si no hay arrepentimiento sincero tenemos pecado contra el Espíritu Santo, es decir, no estamos dejando a Dios actuar, nos estamos burlando de Dios. El perdón supera la justicia. Les digo tres textos de la biblia muy interesantes. En el primero van a ver lo que entiende el Antiguo Testamento por justicia. El que la hace, la paga. Antiguo Testamento. El rey David le dice a Joab, anda a hacer un censo de población, el censo de población de la época es ver cuántos hombres para el servicio militar hay y cuando David manda hacer el censo cae en la cuenta de que ha cometido un gran pecado ¿por qué? porque David está creyendo que su poder le viene del número de soldados que tiene, cuando su poder le viene del amor de Dios. Ha desconfiado, recuerden que el pecado es desconfianza, ha desconfiado de Dios, entonces Dios le envía al profeta Agad y el profeta Agad le dice, escoge castigo. Como ha pecado, se quito el balance, tiene que sufrir un castigo para recuperar el balance. Escoge castigo, tres días de peste en tu territorio, tres meses perseguido por tu enemigo, tres años de hambre en tu país y el rey David dice, prefiero caer en las manos de Dios que es misericordioso, elijo tres días de peste y durante tres días empezó el ángel del Señor a matar gente. Ese es el Antiguo Testamento. El Dios del Antiguo Testamento es justo, es justo y el que la hace la paga. Muchísimos cristianos su Dios se quedó en el Antiguo Testamento y sin embargo les adelanto una cosa, hacia el final de ese texto hay una cosa, un dato muy interesante. David sube a la azotea del palacio y ve al ángel que va a meter la espada en Jerusalén y le dice, fui yo quien pequé, no estas ovejas y Dios le dice al ángel, detente, es decir, el castigo terminó como cinco horas antes de lo que debía haber terminado. Tenía que haber durado tres días enteros pero al final unas horitas que Dios dijo, detente. Hay un segundo texto más impresionante, Dios envía a un profeta mediocre llamado Jonás a que vaya a la ciudad de Nínive y anuncie que la va a destruir dentro de cuarenta días. Dentro de cuarenta días Nínive será destruida y entonces el rey se baja del trono, se sienta en el piso, se quita los trajes reales, se pone traje de humildad, se echa ceniza en la cabeza y proclama un ayuno para que todos incluidos los animales se arrepientan a ver si Dios se arrepiente del castigo. Y adivinen que hizo Dios, se arrepintió del castigo. Y ¿qué hizo Jonás? Se puso furioso ¿por qué? porque lo hizo quedar mal, ustedes imaginan yo el profeta anuncio que van a acabar la… y luego el otro no cumple. Y Jonás muerto de la ira se va para un montecito a esperar a ver cómo acababa la cosa y como está haciendo mucho sol, Dios le regala un arbolito y se lo pone al lado para que le cubra la cabeza y Jonás se pone feliz con el arbolito. Entonces Dios mandó un gusano para que coma el árbol, y apenas le empieza a dar el sol en la cabeza, Jonás le llena la rabia, incluso se desespera y se desea la muerte. Es preferible morir que vivir. Y Dios le dice ¿por qué estás tan molesto? ¿Por un arbolito que se secó y que tú no plantaste? ¿Y tú te puedes molestar por un árbol que tú no plantaste y a mí no me puede doler Nínive la gran ciudad llena de hombres y mujeres que no distinguen la derecha de la izquierda? El libro de Jonás es una maravilla, es una anticipación en el Antiguo Testamento de lo que va a venir en el Nuevo Testamento, que Dios no cumple el castigo.

En el Nuevo Testamento es peor todavía, Dios no solo no cumple el castigo, es que no castiga, peor, Dios se carga Él el castigo. Al que no tenía nada que ver con el pecado, Dios lo hizo pecado por nosotros, capítulo 5º de la segunda carta a los Corintios. No te preguntas por todo lo que tú has vivido y lo que has hecho mal ¿dónde está el castigo? En esa Cruz y Él lo cargó para que tú no lo tuvieras que cargar porque apréndase esto, Dios no es justo, Dios es misericordioso y la misericordia excede por mucho a la justicia. Si Dios fuera justo no tendríamos esperanza. Pobre de nosotros si Dios fuera justo. Lo que convierte no es el miedo sino el amor. Esto lo vamos a ver esta tarde. Lo que conmueve no es el miedo. Durante años quisimos que la gente fuera recta anunciándoles las desgracias del purgatorio y del infierno y por miedo al infierno nadie deja de ser malo pero lo que sí cambia un corazón es ver la bondad y el amor de Dios, eso conmueve y puede llegar a conmover hasta las lágrimas. Ver a Dios tan humilde y tan amoroso. Nos ha faltado demasiado anunciar al Dios del amor. Hemos anunciado demasiado un Dios justo y un Dios que castiga y un Dios que condena y muy poco un Dios enamorado de nosotros que a punta de amor nos conmueve para que nosotros cambiemos de vida.

Y quinta. El perdón es el gran regalo. El perdón es el regalo invaluable. El regalo que no tiene precio. La gente hace grandes inversiones para dar grandes regalos. La gente regala un carro de no sé cuantos millones de pesos. La gente regala un apartamento de una friolera de millones. La gente regala una joya, una esmeralda, una perla. Y se supone que a la mujer que amo le llevo una joya valiosísima y esa joya valiosísima dice te quiero, pero hay un regalo más costoso y ese regalo más costoso es el perdón.

El único que nos da el regalo que no tiene precio es Dios que nos da el perdón. El pagó todo el precio y lo pagó con su sangre derramada en la cruz. Es el regalo invaluable, el regalo que no tiene precio. Lo que hace Dios. El perdón es el regalo que tú no te mereces. Porque si te lo merecieras ¡ah! Te lo mereces pero el perdón no te lo mereces. Tu niño se puede meter a la guerrilla toda la vida y en el último momento de su vida alomejor en ese último momento por un instante mira hacia atrás y ve que desperdició toda su existencia y sentirá un horror tan grande que cuando despierte al otro lado de Dios y le esté limpiando las lágrimas si pudiera volver a vivir no entraría jamás a la guerrilla ¿por qué? porque lo perdonaron. Pero destruí toda mi vida. Me han dado un regalo que no merezco. Por lo tanto lo único que hará tu niño es toda la vida es estar pegado de la patica de Dios diciéndole, gracias, gracias, gracias, gracias, gracias, gracias.

¿Qué se necesita para vivir el perdón? Cuatro cosas que se necesitan para vivir el perdón. ¿Quieres vivir el perdón? El perdón no es automático, hay que colaborarle a Dios para el perdón. Para poder vivir el perdón.

Primero. Tienes que tomar conciencia de que eres pecador. Dios no te puede perdonar mientras tú no tomes conciencia de tu pecado, porque entonces sería muy fácil.

Segundo. Tomar conciencia del tamaño de mi pecado porque uno normalmente achiquita el pecado, lo pone en diminutivo.

Primero, reconocer el pecado y segundo, reconocer que ese pecado es grande, fuerte y poderoso, no lo minimices.  Pero es que fue solo un grito, pero un grito puede hacer mucho daño. No se pueden comparar los pecados. El pecado del asesino es asesinar y el pecado del que insulta es insultar y tan grave como es asesinar es insultar. Yo insulticos, no más. Insulticos. Es que es imposible vivir con vos porque insultas a uno desde la mañana hasta la tarde. Hasta cuando servís el plato de comida lo haces insultando. Tome que no se lo merece. Pero eso sí, después a rezar el trisagio, la novena, la coronilla. Menos santos y más santidad.

Tercero. Vivir un arrepentimiento confiado y tranquilo, no desesperado, el desespero no es cristiano. Reconozco mi pecado, reconozco el tamaño de mi pecado y me arrepiento confiado y tranquilo.

Y cuarto. Vivo todas las dimensiones del perdón. Primera dimensión del perdón: la reconciliación conmigo mismo. Me perdono. Segunda dimensión del perdón: la reconciliación con los demás. Les pido el perdón. Tercer nivel: la reconciliación con el mundo. Le pido perdón al mundo, a la naturaleza, por el daño que le he hecho y prometo relacionarme con el mundo de una manera diferente. Algún día le vamos a tener que pedir perdón a este hermoso planeta por el daño que le hemos hecho. Y cuarto: la reconciliación con Dios. Me acerco al Sacramento y le pido perdón a Dios. No a un Cristo de palo, al Sacramento. Razón: porque el Cristo de palo no te contesta. En cambio el Cristo de carne que te escucha en el Sacramento te puede abrazar, te puede bendecir y te puede decir las palabras más maravillosas que puede haber. Te puede decir, de parte de Dios, yo te perdono. ¿Ustedes no se quedan paralizados de una cosa? Yo sí. Y yo sí porque como soy sacerdote. Hay una serie de cosas en la vida de sacerdote en la que uno no dice el Señor dijo. Por ejemplo, cuando se celebra la Eucaristía uno no dice, Jesús dijo tomen y coman porque este es su cuerpo que será entregado por ustedes, sino que el sacerdote toma la hostia y por un instante no es Juan Jaime, por un instante es Cristo. Tomen y coman todos de él porque esto es MI cuerpo que será entregado por vosotros. Lo mismo sucede en la confesión. Dios Padre misericordioso que reconcilió consigo al mundo por la muerte… ahí estoy hablando de Dios. Y cuando termina esa parte primera de la fórmula de la absolución que es muy bonita, el sacerdote dice: Y Yo te absuelvo de todos tus pecados en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. No digo, Dios te absuelve. Digo, Yo te absuelvo. Por eso vos de la confesión salís livianito porque es algo real que sucedió, acaba de suceder. Un ser humano que te escuchó, te dice, Yo te acepto, Yo te acojo, Yo te digo que te amo, en nombre de Dios. ¿Se acuerdan que decíamos que el fruto del pecado era sentirse perdido, todo eso que decíamos, a ver si se lo recuerdo. Decíamos el pecado lleva a un sentimiento de estar perdido, tristeza profunda, vergüenza, debilidad.

¿Y el perdón? El perdón da sentimiento de estar en camino. En cuanto a uno lo perdonan uno siente que volvió al camino, ya no estoy perdido. Segundo: Alegría profunda, pero alegría de adentro. Tercero: Humildad. Porque de ahora en adelante soy consciente de que mi alegría no procede de lo genial que soy yo sino de lo grande que es el perdón de Dios. Y quinta: Fortaleza. Después de meses o años de debilidad me siento ahora con fuerzas de vivir la vida.

Todo eso hace el perdón.

Cuentan que estando san Jerónimo en el desierto de Siria y hallándose en una gran depresión vio a Jesús crucificado. Jerónimo se arrodilló delante de Él y se golpeó el pecho. Jesús desde la cruz le sonrió amablemente y le dijo: Jerónimo ¿Qué tienes para darme? Jerónimo respondió enseguida: mi soledad en el desierto, la dureza de esta vida tan apartada, mi existencia llena de sacrificios. El Señor le agradeció con cariño y le preguntó otra vez ¿Qué más tienes para darme? Sin dudarlo Jerónimo hizo un recuento de todo lo que él hacía buscando ser recto y santo. Mi ayuno, mi hambre, mi sed, mis largas jornadas de oración, las noches en vela rezando, la falta de una mujer, la pobreza absoluta. Jesús volvió a agradecerle pero repitió la pregunta ¿Qué tienes para darme? Jerónimo continuó enumerando todo lo que él hacía por amor al Señor, mientras Jesús insistía en repetir una y otra vez la misma pregunta. Al final a Jerónimo se le acabaron los argumentos y dijo rendido: No, Señor, no tengo nada más para darte. Jesús lo miró colmado de amor y le dijo, has olvidado lo más importante Jerónimo. Regálame tus pecados para que yo te pueda perdonar.

P. Juan Jaime Escobar

 

Publicado en Regalame tus pecados | Deja un comentario

El Perdón

 

El Perdón

 

El perdón, es lo que opera esta transformación absoluta de la persona ¿qué es el perdón? Vamos a decir unas frasecitas sobre el perdón, cinco frasecitas sobre el perdón. El perdón es lo que hace esa transformación.

 Antes voy a hacer la aclaración inicial, la más importante. El perdón no es una palmadita en la espalda que dice tranquilo, borrón y cuenta nueva. Eso no es el perdón. Si eso fuera el perdón yo sería muy irresponsable ¿por qué? porque me perdonaría pero yo por dentro sigo igual. De hecho es la queja de muchos de nosotros, que me confieso y vuelvo a hacer lo mismo.

Les adelanto, yo no sabía que uno tenía que ser creativo en los pecados ¡Ay Padre! ¿se acuerda que yo soy el que vine hace ocho días y me arrepentí de robar? Ya mejoré, ya también mato. Si, no, es que la gente cree que la gente tiene que ser creativo en los pecados, cada vez que uno llega a confesarse tiene que llevar pecados nuevos. Malas noticias, casi siempre vas a llevar los mismos ¿por qué? porque vos sois el mismo. Claro. La envidiosita va a llevar su envidia y el chismosito va a llevar su chisme, claro que sí. Pero miren, vos no ven el cambio pero desde fuera Dios si lo ve. Vos adentro creéis que seguís igual y que estás estancado, te garantizo que no. Tu Papá no pasa en vano, tu Papá ni se ha muerto ni está enfermo, está trabajando a altas intensidades dentro de ti y vos estás creciendo. El perdón es la obra que Dios está haciendo en ti, tú no lo notas porque estás dentro de ti. Es como el niño que no siente que está creciendo pero cuando llega a la tía que está en Estados Unidos dice ¡ay como está de grande! Y él dice yo, ¿a qué hora? Porque claro como uno está montado ahí uno no lo nota. Mi mamá me mantiene seco, ¡ay Juanito, está muy flaco! Yo me siento igual. Claro que he tenido que cambiar de ropa, pero yo no me doy cuenta de eso porque estoy montado ahí. En el perdón sucede algo parecido, Dios está trabajando en vos, vos creéis que estáis igual de mal, pero no, Dios está trabajando en vos ¿sabéis una prueba de eso? ¿Dónde pudiste salir este fin de semana? Y estuviste aquí.

Bien, cinco afirmaciones sobre el perdón.

Primera. Solo el perdón es más fuerte que el pecado. Lo único que le gana al pecado es el perdón, nada más le puede ganar al pecado. El perdón por lo tanto es imposible para el hombre, el perdón es esencialmente un acto divino, un acto de Dios, algo propio de Dios, algo único de Dios. Cuando el hombre perdona realiza un gesto divino, tanto es así que hay un escrito antiguo de la Iglesia que dice que cuando uno perdona a su hermano es Dios para su hermano.

Es un acto divino, por eso nos cuesta tanto ¿ustedes creen que perdonar es como facilito? No, es complicadísimo porque es un acto de Dios. Errar es humano, perdonar es divino. Solo Dios perdona. Por eso el perdón es lo único más fuerte que el pecado, porque el pecado es humano, pero el perdón es propio de Dios, es divino. Uno disculpa, se excusa, dice lo siento, lo siento. El lo siento es muy imperfecto. Yo lo siento, el importante soy yo. Lo típico de lo siento es no dejar hablar al otro. Miren lo distinto que es el perdón. El perdón, uno no dice me perdono, uno dice ¿me perdonas? Primero que todo no es una afirmación, es una pregunta y por lo tanto hay que esperar la respuesta, eso significa que la vida de uno queda en las manos de la otra persona y eso significa que la otra persona me puede hacer caer en la cuenta del daño que yo hice con mis palabras y yo no tengo ninguna excusa ¿se acuerda que ayer hablábamos de las excusas? Yo te hice daño, yo te hice sufrir, no tengo excusas ¿me perdonas? Y de ahí en adelante es cuestión de la bondad de la otra persona.

Perdonar es divino, es un acto que Dios realiza. El perdón vuelve a la criatura una imagen viviente de Dios, un reflejo de su gloria. Es esto lo que vence el pecado. El pecado arruina la vida del hombre pero el perdón repara la vida humana y la convierte en vida divina.

Segunda afirmación. El perdón es el amor verdadero. Cuánto me gustaría a mí decirles a los jóvenes que el amor verdadero no es agarrar de la mano, agarrar de la mano no tiene chiste, cualquiera agarra de la mano, para eso solo se necesita agarrar de la mano. ¿Usted quiere tener amor verdadero? Perdone, mi hijo, que eso sí son las grandes vigas del amor, la prueba de eso es que el límite del amor es el perdón ¿qué quiere decir eso? Usted ama hasta donde fue capaz de perdonar, donde se le acabó el perdón se le acabó el amor, fui tu amiga hasta que ya no pude perdonar más, cuando no pude perdonar más, se acabó la amistad. Por eso normalmente, no siempre, que por desgracia hay excepciones, pero por eso el amor de una madre es un amor sin límites, porque el amor de una madre normalmente perdona siempre. El límite del amor es el perdón.

Si le preguntas a Dios si Dios lo perdona, Dios te dice que sí. Dios no es justo. Si la pregunta es si Dios lo perdona, la respuesta es, si él se arrepiente porque la clave es el arrepentimiento para Dios poder perdonar tiene que haber arrepentimiento, recuerden que si no hay arrepentimiento hay pecado contra el Espíritu Santo, uno le cierra la puerta a Dios y cuando uno le cierra la puerta a Dios, Dios no puede perdonar, entonces si él se arrepiente, Dios lo va a perdonar. Recuerden que el perdón es divino y que para nosotros poder perdonar tenemos que pedirle a Dios cualidades de Dios. Lo ideal sería que el amor que tengo por mi amiga, por mi amigo, por mi esposo, por mi esposa, fuera amor de Dios y se supone que si Dios está haciendo una labor en mí, cada vez más voy a tener amor de Dios.

Pero claro eso no quiere decir que un cura desde fuera te dio orden a ti de que, me haces el favor y perdona al pícaro ese, porque esa orden yo no te la puedo dar, esa es una decisión de tu amor y yo conozco personas que han perdonado cosas muy grandes y que hoy son muy felices y conozco otros que no han perdonado y aunque llevan como veinte años cada uno por su lado todavía tienen rabia adentro. El amor o es perdón o no es nada.

Estoy hablando del amor de Dios, tengan en cuenta, estoy hablando de lo que Dios hace con ustedes. Poco ama quien poco perdona. Dios es amor porque es esencialmente  amor que perdona. De hecho el perdón es el límite del amor, uno ama hasta donde es capaz de perdonar y amar es darse por vencido, es perder, no es ganar, es renunciar a la gota de orgullo que yo tengo derecho a tener, es renunciar incluso al reproche que yo tengo todo el derecho de reprocharte, es renunciar incluso a la dignidad con la que puedo levantar mi rostro. Dios renuncia a todo eso para acercarse a ti.

El perdón renuncia a todo, al orgullo, al resentimiento, incluso a la justicia, el perdón lo pierde todo con tal de ganar al ser amado, con tal de ganar al otro, el perdón es el gran acto de pérdida de Dios. Dios se conmueve viendo la postración del hombre y lo pierde todo para ganar al hombre que está perdido. Eso es el perdón. Ustedes me preguntarán hasta donde hay que perdonar. La respuesta está ahí, (el crucifijo) hasta ahí hay que perdonar, hasta ahí perdonó Dios. Es más, le matamos al Hijo y nos perdonó. Padre, perdónales porque no saben lo que hacen ¿Recuerdan que en el evangelio hay una imagen que a media tarde el mundo se cubre de nubes y sobreviene una gran oscuridad? ¿Ustedes saben lo que significa la nube en la biblia? la nube significa presencia de Dios. De hecho en la montaña donde Dios se transfigura una nube los cubre ¿qué quiere decir eso? Que en el momento de mayor agresión del ser humano hacia Dios que fue cuando le matamos su hijo, Dios cubrió el planeta de nubes para abrazarnos con su presencia, cuando más daño le estábamos haciendo. Eso es el perdón.

P. Juan Jaime Escobar

 

Publicado en Regalame tus pecados | 1 Comentario

Un Dios familiar

 

Un Dios familiar

 

Nuestras tristezas por todo ¿se han dado cuenta que vivimos tristones? Vivimos tristones porque nos dolió una uña, vivimos tristones porque nos enfermamos, vivimos tristones porque se nos murió alguien. ¿Saben qué les digo? Hombres de poca fe ¿no has podido entender el evangelio? El evangelio no es un evangelio de tristeza, es una noticia de alegría. La muerte no existe ¿cuándo se van a convencer de eso? Lo que existe es traspasar la puerta, el umbral de la esperanza, abandonamos este envoltorio que duele y que se enferma, abandonamos este envoltorio que se arruga y que se vuelve viejo y entramos en la gloria, solo existe la vida porque Dios es amor y un Dios que ama no puede dejar morir lo que ama. Te lo grita todo el evangelio ¿cuándo lo vas a entender? San Agustín a mi me encanta san Agustín. San Agustín dice muchas cosas hermosas pero dice una cosa preciosa sobre la realidad del ser humano. Dice que el ser humano está hecho a imagen y semejanza de Dios, pero cuidado, eso ya lo dice el libro del Génesis.

Pero Dios es amor. Para que sea amor tiene que ser vinculo de amor ¿ustedes se imaginan que Dios fuera como una glándula solitaria puesta por allá en el universo? ¿A quién amaría Dios? Pero ustedes se han dado cuenta que la imagen de Dios que Jesús nos dio es la de un Dios familiar. Dios es Padre, Hijo y Espíritu Santo. Es amor de familia, el gran modelo de la familia cristiana ni siquiera es la familia de Nazaret o que la familia de Nazaret es imagen de la verdadera Familia que es el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Dios ¿a quién ama? A su Hijo. El Hijo ¿a quién ama? A su Padre. Y el amor que hay entre el Padre y el Hijo es tan intenso que es una Persona que es el Espíritu Santo, para transmitírnoslo a nosotros.

El Espíritu es la cosa más enredada del mundo que hay. Hay un texto en el evangelio que dice que descendió como una paloma, pero el Espíritu Santo no es una paloma, es el aliento de Dios, las fuerzas de Dios, la energía de Dios. Entonces cuando uno está desanimado, apalmerado, que no da más, depresivo, llega Dios y te mete berra quilina y esa berra quilina de Dios es el Espíritu Santo, es lo que a uno le da la fuerza para amar, la fuerza para perdonar, la fuerza para conocer a Dios, la fuerza para entenderlo, la fuerza vital para seguir viviendo aún en medio de los momentos más difíciles, la fuerza para servir, para entregarse, para amar a los demás, para darle de comer al hambriento y de beber al sediento, la fuerza incluso para entregar nuestra vida como mártires si fuera necesario por el nombre de Cristo, por eso la gran petición del cristiano tendría que ser, no me des riqueza, no me des pobreza pero dame todos los días tu Espíritu, porque tu Espíritu es el que me da la fuerza para vivir, es tu Espíritu el que me sostiene.

El amor del Padre y del Hijo es tan intenso que se vuelve una fuerza que Dios comparte con nosotros. Y Dios crea al hombre a imagen de la Trinidad. La Trinidad es Padre, Hijo y Espíritu Santo. El Padre es el Ser por excelencia, el que es. El Hijo conoce, es el único que conoce a Dios, el que conoce al Padre, el Hijo es conocimiento, por eso el cuarto evangelio nos habla del Hijo como el Logos, la Palabra que conoce al Padre y el Espíritu Santo es la fuerza que ama, porque amar es una fuerza. Luego cuando nosotros decimos que Dios es Trinidad, decimos que Dios es, conoce y ama.

Y Dios creó al hombre a su imagen y semejanza. Por eso tú eres, tú conoces y tú amas. Tú eres como el Padre, conoces como el Hijo y amas como el Espíritu Santo. Cuando tú amas a tu amigo, a tu madre, a tu padre, a tu hijo, a tu hija, a tu hermana, a la mujer que tanto quieres, al hombre por el que suspira tu corazón, estás actuando como el Espíritu Santo. Cuando conoces la ciencia, el universo, los libros, la sabiduría, conoces el corazón de la persona que quieres, te comportas como el Hijo y cuando eres, que siempre somos, entonces somos como el Padre, a imagen y semejanza de la Trinidad. San Agustín siglo V.  Y la gente todavía no lo sabe. ¡Qué tristeza, toda la ignorancia que tenemos de la fe cristiana.

Esa es la transformación que está haciendo Dios dentro de nosotros. Nos saca de nuestro no ser porque continuamente estamos no siendo y nos pasa al ser que es el Padre. Nos saca de nuestra ignorancia y nos pasa al conocer que es el Hijo. Nos saca de nuestro egoísmo, de este estar envueltos alrededor de nuestro propio ego a la generosidad y la libertad del amor verdadero que es el Espíritu Santo. Transfórmame Señor con tu Espíritu, transfórmame para ser como el Padre, para conocer como el Hijo y para amar como el Espíritu Santo y ser en la tierra imagen viva de la Stma. Trinidad como lo fue tu Stma. Madre, Hija de Dios Padre, Madre de Dios Hijo, Esposa del Espíritu Santo, Templo y Sagrario de la Stma. Trinidad. Lo que ella es, es la invitación a que todos seamos.

Juan Jaime Escobar

 

Publicado en Regalame tus pecados | Deja un comentario

El amor de Dios nos transforma

 

El amor de Dios nos transforma

 

El corpus paulino, la obra de san Pablo al perdón lo llama la justificación por la fe ¿qué significa la justificación por la fe? que el amor de Dios nos transforma de tal manera.  Tú no te transformas a ti mismo porque la fuerza del pecado es tan grande y ya lo has experimentado que uno queriendo cambiar y no cambia. Hay cositas que uno puede cambiar, uno por ejemplo puede no decir una mentira, pero decidme ¿se puede sacar del fondo del corazón ese resentimientico hacia ese alguien que te hizo daño? ¿No es cierto que es dificilísimo? Y que vos queréis que esa persona te caiga bien y la volvéis a ver chiquitica y como que aparentas y pones carita simpática ay ¿cómo estás Maruja? Pero por dentro decís ¿por qué no te morirías? Y como que la única esperanza que le queda a uno es decirle al Señor, cambia vos esto que yo no soy capaz, porque hay lugares donde yo no llego, yo llego a ciertas cositas, yo puedo llegar a decir, hombre no tomo mañana pero quitar todo mi alcoholismo es un regalo de Dios, el que es alcohólico anónimo sabe que los doce pasos, nada más comenzando los doce pasos hay que abandonarse en un poder superior, porque el único que te puede sacar de este hueco es un poder superior, es más, si no hay esa fe en ese poder superior, casi seguro que no superas tu alcoholismo, porque hay cosas que vos no podéis cambiar, solo las puede cambiar Dios. Se lo pongo con otro ejemplo. Sácate de acá los malos deseos. Listo, vos por fuera podéis ser bien limpio y bien queridito y no toco nada y no deseo nada y pongo una cara de continuamente ya no estoy sauforizado aquí, pero por dentro es lo mismo? Pero por dentro estás… ¿y eso con qué se quita? No se quita. ¿Cómo se produce pureza? ¿Cómo? El único que puede cambiar mi corazón y me puede dar pureza es Dios. Yo no soy capaz. Le tienen que volver a hacer a uno. Eso dice san Pablo, la justificación por la fe es que Dios entra en el corazón de uno y fabrica un nuevo ser humano y ese nuevo ser humano es esencialmente justo.

Uno tiende a verse a sí mismo esencialmente torcido. Una palabra que usamos mucho los seres humanos, a mi me duele mucho esa palabra sobre todo cuando la escucho de boca de niñas y de niños, de adolescentes, me duele mucho esa palabra y es que cuando han cometido sus errorcitos de juventud, el niño o la niña, el adolescentico dice, soy sucio. Pues muy bien, Dios te hace limpio, porque ese es el poder de transformación del perdón, te constituye una nueva criatura. A eso el cuarto evangelio que es divino, el cuarto evangelio se cree esto tanto que a toda esta experiencia del amor y del perdón lo llama la vida, porque esto sí es la vida, lo que ustedes llaman vida no es vida, lo que ustedes llaman vida se enferma, lo que ustedes llaman vida le da gripa, le da diarrea y se muere. Lo que ustedes llaman vida se arruga. La vida verdadera es la vida de Dios y esa vida de Dios es esa transfusión de vida que nosotros recibimos cuando el amor de Dios llega a nuestros corazones y al llegar a nuestros corazones nos da una nueva vida que vence incluso a la muerte o como dice una hermosa poesía que aparece en la oración de la Iglesia, en la Liturgia de las Horas. Vino a la vida para que lo que antes era vida fuera más muerte que la misma muerte y para lo que antes era muerte fuera más vida que la misma vida.

Porque la vida de Él ha destruido la muerte y la vida de Él ha cambiado de tal manera nuestra vida, que esta vida que antes creíamos que era vida ya nos sabe a muerte al lado de la vida que hemos recibido en Él que vence toda muerte y triunfa haciendo que la vida sea bien vida. Por eso es que hablamos nosotros de que el evangelio es una buena noticia, es la buena noticia de que el Reino de Dios está en medio de nosotros, es la buena noticia de que Dios nos justifica, es la buena noticia de que ha llegado a nosotros la vida, de que no tenemos que morirnos sino que lo que hay en nuestro futuro es la vida. Un cristiano no tiene riesgo de morirse, un cristiano tiene riesgo de resucitar. De hecho cuando a uno lo amenazan de muerte, si es cristiano lo amenazan de resurrección. Pero a mí no me pueden dar la muerte, yo tengo la vida. ¡Qué diferencia cuando se vive la muerte desde la fe! Hace mucho tiempo cuando era todavía un seminarista comencé un grupo juvenil con unos muchachos del Calasanz de Bogotá, unos niños maravillosos. Era el año de 1983. Han pasado un montón de años y hoy en día son profesionales, están casados, hay uno de ellos maravilloso que es médico internista, un lujo de médico, una belleza de hombre. Es un hombre de oración, lleva un matrimonio precioso. Su mamá hace varios años estaba enferma de cáncer. En muchísimas familias el cáncer es una tragedia. En la familia de este señor, del doctor Juan Carlos el cáncer de su mamá era una dificultad pero siempre se vivió desde la fe, con una gran confianza en que sucedería lo mejor para todos. Se esperaba que la mamá muriera antes porque tenía cáncer, el papá estaba sano. Sin embargo a final del año pasado un día el papá se levantó por la mañana y se desvaneció, él médico le hizo todo el proceso de reanimación pero el papá murió en sus brazos. Tres meses después murió la mamá, y él no tiene hermanos, quedó solito en el mundo con su esposa y sus hijos. Evidentemente estaba triste. El hizo leer una cartica a un amigo porque él no era capaz de leerla y en la carta lo único que decía era una entrega confiada de sus seres amados al amor de Dios con la certeza de que lo que sucedió a través del cáncer y de la muerte no era muerte sino vida.

Juan Jaime Escobar

 

 

Publicado en Regalame tus pecados | Deja un comentario